Una buena estrategia es aquella que funciona

Después de muchos años de experiencia en ventas, todavía me sorprendo cuando conozco algún caso, de alguna empresa, que no tiene definida una estrategia. Debo decir que me sigo encontrando muchos casos, demasiados, para ser exacto. Algunos de estos casos son de los que podríamos denominar “extremos”, es decir, que no sólo no tienen una estrategia bien definida, sino que ni siquiera se han planteado tenerla.

¿Por qué tener una buena Estrategia Empresarial?

Los motivos por los que una empresa no tiene definida una Estrategia, pueden ser diversos, pero en muchos casos coinciden en uno solo: están atrapados en la rutina diaria. Si todos los profesionales sabemos que una de las bases del éxito, está en definir una buena Estrategia Empresarial, ¿por qué algunos no lo hacen? ¿Por dejadez? ¿Quizás por vagancia? Yo creo que el motivo va en la línea de lo que he comentado más arriba: el día a día les tiene atrapados en ingentes tareas, más o menos productivas o rutinarias, y esto no les permite fijarse en lo verdaderamente importante.

Muchas empresas simplemente sobreviven. Ya tienen suficiente con pagar sus facturas y que les quede algo a final de mes, a veces ni tan siquiera eso. Se empeñan, día tras día, en seguir alimentando la idea de que hacen lo correcto, y que no se puede hacer más. Esto no les permite tener “mala conciencia”, porque dedican tu tiempo y esfuerzo a tareas nada productivas, y esta ocupación mental desvía su atención, nada más.

No definir una Estrategia Empresarial, significa no saber hacia dónde quieres ir, porque ni tan siquiera lo piensas y, por lo tanto, ni te lo planteas. Por eso el paso previo a definir una buena Estrategia, es pensarla, pero cuidado, porque pensarla y escribirla, no significa que se termine aplicando realmente. Bufff, qué complicado parece todo.

Definición y creación de la Estrategia.

Quiero ser optimista, así que voy a plantear el supuesto de aquella empresa que sí está dispuesta a definir una Estrategia Empresarial. Que quiere hacerlo porque en ella están convencidos de que tenerla, es un aspecto clave. En este caso, lo primero que debemos hacer es una radiografía de dónde nos encontramos, para después definir, poco a poco, hacia dónde queremos ir; a qué lugar queremos llegar.

Para comenzar este trabajo, necesitamos información, ahora no hablo simplemente de datos. La información que necesitamos saber, debe dar respuesta a cuestiones tipo:

  • Número de clientes
  • Cuántos de estos clientes son rentables y porqué
  • Si tenemos fuga de empresas cliente, ¿conocemos los motivos reales de porqué se ha ido cada una de ellas?
  • ¿Tenemos contralada a nuestra competencia?
  • ¿Cómo están posicionados nuestros productos o servicios?

No disponer de este tipo de información, en tiempo real, hace imposible definir una buena Estrategia Empresarial. Ahora estoy hablando de aquellas empresas que ya llevan unos años funcionado. Para las de nueva creación, hay algunos de estos datos que sólo se podrán obtener pasado algún tiempo.

Estrategias que funcionan.

Para destacar en la jungla empresarial, es necesario hacer algo distinto, bien definido, bien ejecutado y muy controlado. Esto no es tan sencillo como escribirlo, es evidente, pero estaréis de acuerdo en que, sin una buena planificación y estrategia, la cosa se puede complicar aún más. Sobrevivir a las exigencias que nos plantea el mercado, es una tarea dura, muy exigente y desgasta. Si estás bien preparado, te parecerá que es más sencillo de lo que realmente es. Lo llevarás mucho mejor.

Cuando no existe una Estrategia Empresarial, las empresas tienden a sobrevivir, quizás lo hagan durante muchos años, pero no tienen ni idea de lo que se pierden, si realmente planificaran bien. Una buena estrategia nos permite conocernos mucho mejor, saber dónde nos encontramos, hacia dónde queremos ir, y qué compañeros de viaje nos acompañarán en esta tarea.

Los cambios en los que nos encontramos, desde hace algunos años, evidencian que las empresas que carezcan de una buena estrategia, caerán mucho antes. Algunas de las Marcas más conocidas del mundo, no existían hace poco más de 10 años: Airbnb, Instagram, Bitcoin, Uber, WhastApp, Facebook, Amazon… Planificar y crear una estrategia significa establecer unos objetivos, y trabajar duro todos los días para conseguirlos. El otro día leí que la planificación es para valientes, y quizás sea porque si planeas, sabes a lo que te enfrentas, y esto puede provocar cierto vértigo.

Ya no tenemos excusas para no planificar, porque conseguir cierta información, resulta más rápido y menos costoso hoy en día. Con todo lo que sabes hoy, ¿todavía te atreves a caminar por la jungla sin una buena Estrategia Empresarial?