La vuelta al trabajo en el departamento de ventas

La vuelta al trabajo en ventas

Cuando comenzamos vacaciones, lo solemos hacer eufóricos, y no es para menos. Si trabajas, o has trabajado en un departamento de ventas, sabrás por qué lo digo. Hoy en día cualquier profesión es estresante, pero los profesionales de la venta, además del estrés que pueda sufrir cualquier otro trabajador, deben añadir cuestiones como; los objetivos de venta y la fidelización de los clientes. Casi nada.

Cuando te vas de vacaciones, parece que nunca tengas que volver al trabajo, pero ese día, llega.

Es evidente que los vendedores no son las únicas personas que tienen ganas de descansar. Los profesionales que trabajan en otros departamentos, también se han ganado sus vacaciones, pero en mis artículos suelo referirme siempre a los vendedores, dada la temática general de mi blog.

Un departamento de ventas organizado

Como ya he destacado en otros artículos, un vendedor debe ser organizado, seguir un método de trabajo, y no dejar nada, o casi nada, al azar. Un buen vendedor se asemeja a un actor o presentador de televisión, que parece que improvisa, pero realmente todo está estudiado, existe un guión muy claro, y se deja muy poco espacio para la improvisación.

Está claro que un profesional de la venta debe tener “cintura”, saber adaptarse, y cambiar rápidamente si las circunstancias lo requieren, pero de ahí a improvisar todos los días en su trabajo, hay una gran diferencia.

Si eres un un buen vendedor, antes de irte a disfrutar de tus merecidas vacaciones, tuviste que dejarlo todo muy bien ordenado. Recuerda que tus compañeros no deben “sufrir” tu trabajo, porque además deben cumplir con el suyo. Una llamada inesperada de un cliente, mientras el director de la cuenta no está, tiene más posibilidades de resolverse de forma satisfactoria, si el responsable de la misma es una persona organizada y metódica.

Una vuelta al trabajo más satisfactoria y tranquila

Volver de vacaciones significa dejar atrás determinadas cosas como:

  • Levantarte cuando quieres.
  • Ir a la playa o a la piscina.
  • Disfrutar de largos paseos por la montaña.
  • Caminar saboreando un buen helado en un paseo marítimo.
  • Visitar otros países.
  • No tener prisa…

Para seguir haciendo cosas como:

  • Levantarte temprano.
  • Meterte en un atasco.
  • Sufrir jornadas interminables.
  • Asistir a innumerables reuniones.
  • Estresarte porque te está costando llegar a objetivos de venta.
  • Andar con prisa todo el día…

Si además de todo lo expuesto en esta lista, añadimos que no dejamos bien ordenado y cerrado nuestro trabajo antes de irnos, y se han generado algunos problemas mientras estábamos fuera… Nuestra vuelta puede ser mucho más complicada.

No es por ponerme pesimista, porque me encanta mi trabajo, pero a todos nos cuesta un poco dejar de hacer lo que nos viene en gana. ¿Verdad?

¿Cómo afronta la vuelta al trabajo un buen vendedor?

Si eres una persona organizada y haces bien tu trabajo, pasar unas semanas fuera, nunca será sinónimo de que las cosas salgan mal. Si eres muy pulido y ordenado en tu trabajo, siguiendo un método, todo debería funcionar con total normalidad.

Lo primero que debes tener en cuenta (durante todo el año); es la importancia de trasladar toda la información al CRM, sin excepción. Nunca olvides que tienes en tu poder un material muy sensible, mucha información sobre clientes reales y potenciales.

Seguir un método de trabajo en cuanto al volcado de toda esta información, te ayudará mucho en tu día a día, y también ayudará a que tus compañeros y responsables de departamento, dispongan de esa información cuando sea necesaria su consulta.

Además de todo lo expuesto en el párrafo anterior, ser muy meticuloso y ordenar muy bien toda la información que generas con tu trabajo diario, también ayudará a que tus clientes y contactos se sientan mejor atendidos. Evocarás una buena imagen, y también mejorará el Branding de la Marca a la que representas. Esto puede ser la diferencia entre llegar o no llegar a objetivos de venta, no lo olvides.

Un departamento de ventas que funciona

Pensar en la empresa a la que representas y también en tus compañeros, te ayudará a mantener un orden. ¿Te imaginas cómo se sentirá una persona que deba atender un desastre de gestión mientras tú estás de vacaciones? Dicho de otra forma; ¿cómo te sientes tú si debes gestionar un mal trabajo de otras personas?

Para que un departamento de ventas funcione muy bien, no sólo debemos pensar en vender, y llegar a nuestros objetivos (algo básico, evidentemente), sino que también debemos pensar en una buena gestión, porque mejorará el ambiente, la relación con los clientes y nos hará más llevadera la vuelta al trabajo, con motivación y buenas perspectivas.