Departamento de Marketing, Branding y RRHH

El término Branding, como referente en la construcción y comunicación de una Marca, no es algo nuevo. Lo que sí es destacable es su proliferación estos últimos años, y en ámbitos muy distintos. Gran parte de los artículos que podemos leer en la actualidad, hacen referencia a la creación de una Marca personal; el concepto “Personal Branding”, ya está en boca de todos desde hace un tiempo.

El Departamento de Marketing, está siendo una fuente de inspiración para otras áreas de la empresa, como puede ser la de Recursos Humanos. Las distintas técnicas que se utilizan para persuadir y fidelizar a los clientes, son aplicables dentro de la propia organización; con el objetivo de retener el talento y potenciar el sentido de pertenencia a la Marca. Demostrar qué hace la empresa por sus empleados, sus clientes y todo su entorno, puede motivar a las personas para querer trabajar allí.

Si has leído sobre motivaciones laborales últimamente, sabrás que la retribución económica ya no es el factor más importante a la hora de escoger un trabajo; es evidente que importa, pero existen otras motivaciones más. La revolución industrial ya va quedando cada vez más lejos; poco a poco se ha ido evolucionando hacia nuevas formas de motivar a las personas, incidiendo más en aspectos psicológicos, de seguridad o incluso de “salud laboral”.

Departamento de Marketing, fidelización y millennials.

Las técnicas que se utilizan desde el Departamento de Marketing, con el objetivo de fidelizar a los clientes, son muchas y muy diversas. Una estrategia de marketing de fidelización, debe centrarse en construir buenas relaciones, y además lograr que estas relaciones sean duraderas en el tiempo. Es mucho más costoso para una Marca conseguir clientes nuevos, que fidelizar a los que ya tiene. Cuando un cliente decide hacer la primera compra, deben activarse todos los mecanismos, previamente definidos, para que repita y se quede.

Con las personas que trabajan en la organización, debería suceder lo mismo; la empresa que no tenga talento humano para atender a sus clientes, lo tendrá mucho más difícil para fidelizarlos y ser competitiva. Las Marcas son entes que por sí solos no producen relaciones, aunque sí percepciones, y necesitan personas cualificadas para crear y construir relaciones duraderas. En este preciso instante, cuando los clientes asocian el talento humano con la Marca, es cuando ésta, comienza a “cobrar vida”.

Las nuevas generaciones tienen otro tipo de motivaciones en el trabajo, el mundo cambia, evoluciona. Cuando los “millennials” piensan en trabajo, no piensan sólo en dinero.

La fidelización de los Millennials en las empresas.

Los empleados más jóvenes, están cada vez más preparados e informados, y han sido educados en unos valores distintos. La “cultura del coche”, tal y como la hemos entendido durante décadas, tiende a la baja. El cuidado del medio ambiente preocupa, y está presente en las agendas de los más jóvenes. Cada vez hay más personas que van a trabajar en bicicleta, patinetes eléctricos o transporte público.

Todo esto, el cambio de paradigma y una educación en valores diferentes, modifica el ecosistema empresarial y motivacional de los “nuevos empleados”. Más allá de la remuneración, los jóvenes que se incorporan al mercado laboral valoran otras cosas. La autonomía y flexibilidad que les pueda ofrecer la empresa, o la posibilidad de trabajar en una organización que promueva los valores solidarios, o de defensa del medio ambiente; son aspectos importantes a la hora de elegir la pertenencia a una Marca u otra.

Departamento de Marketing y Employer Branding.

Al comienzo del artículo, mencionaba que el Departamento de Marketing está inspirando a otras áreas de la empresa. De la misma forma que las Marcas deben proyectar una imagen deseable, para agradar a sus clientes reales y potenciales, el departamento de Recursos Humanos debe hacer lo propio con los empleados presentes y futuros.

Una persona con talento, tiene muchas más posibilidades de marcharse a la competencia hoy día, porque las relaciones vía Redes Sociales y el Networking virtual permiten proyectar ese talento hacia el exterior. Todos tenemos la oportunidad de “vendernos” como profesionales, sin necesidad de movernos de nuestro despacho o casa. Las empresas necesitan que sus empleados quieran quedarse, y que otras personas con talento quieran trabajar allí.

Para ello nuestra Marca debe ser un lugar agradable donde trabajar, debe mostrar unos valores sólidos y ser creíble. Una empresa que se precie, es aquella que se preocupa por las personas, las respeta y las entiende.