Apostando por la innovación

La palabra innovación está en boca de todos; desde hace 8 ó 9 años la escuchamos a diario, leemos muchos artículos que hablan de ella. La evolución y los avances tecnológicos de los últimos años, son con mucha probabilidad, los culpables de ello. Mientras comprobamos como la medicina, la ciencia o la tecnología, avanzan a pasos agigantados; somos testigos de algunos negocios o sectores, que se resisten al más mínimo cambio o evolución.

A muchos profesionales nos atrae la idea de formar parte de un Negocio Innovador. Cambiar es una palabra que asusta a determinadas personas, quizás por la incertidumbre que genera. Nos gusta mantenernos seguros; la tan nombrada “zona de confort” puede atraparnos, incluso llegar a traicionarnos. Aunque parezca que mantenernos en una zona segura, puede ser una cuestión de supervivencia y seguridad, no está tan claro que el inmovilismo sea una buena opción hoy día.

Existen distintas formas de innovar, de crear un Negocio Innovador. A veces esta novedad viene de crear algo que no existía hasta ahora, en otras ocasiones, quizás sea hacer las cosas de otra forma, mejor que antes. No todo es inventar un producto nuevo, cambiar el mundo de un determinado sector. Mejorar la forma de hacer las cosas, también es innovar. Parece que si no inventas un producto nuevo, en un garaje, no estás creando un Negocio Innovador. Nada más lejos de la realidad.

Características de un Negocio Innovador.

Innovar es una forma diferente de hacer las cosas, otro prisma distinto al que estamos acostumbrados. Mejorar y contribuir a evolucionar lo que ya existe, forma parte de la innovación. La rapidez con la que cambian hoy día las cosas, el ritmo vertiginoso que puede llevar a un negocio a la obsolescencia; muchos años antes que hace un siglo, debería hacernos reaccionar. En el mundo de las ventas, pasa exactamente lo mismo. Si trabajas en un Negocio Innovador, crecerás en tu profesión, sin duda alguna.

En ventas, quedarte estancado, seguir formando parte de una empresa que no apuesta por el cambio, mejor dicho; que no evoluciona constantemente, puede mermar tu competitividad. No cambiar, en definitiva, no evolucionar; es sin duda mucho más peligroso que buscar otra forma mejor de hacer las cosas. Quizás estamos demasiado acostumbrados a pensar en términos de empleo, y no somos conscientes de que tenemos una profesión.

Si reconocemos aquello que sabemos hacer mejor, lo perfeccionamos y somos capaces de adoptar la filosofía de “la mejora continua”; seguiremos siendo competitivos en cualquier escenario posible. En un momento en el que la automatización está cobrando cada vez más importancia, nos estamos dando cuenta que no poner a las personas en el centro, será el peor error que podamos cometer.

Innovar es creer en el cambio.

Una de las principales características de un Negocio Innovador, es que cuenta con las personas, las pone en el centro de toda ecuación. Para que las personas se animen y aporten ideas, es imprescindible demostrarles que sus aportaciones serán bien valoradas. Crear un ambiente innovador, es el primer paso para que los profesionales se animen a participar. La confianza es básica para adoptar la innovación, además es importante crear equipos que puedan retroalimentarse de esa innovación.

Apostar por la innovación no debería sorprendernos, tiene que ser una tónica habitual. Abrazar el cambio nunca está exento de riesgos, pero tal y como avanzan todos los sectores hoy en día, creo que no hacerlo es mucho más preocupante e incierto. Aunque quizás deberíamos decir que, si te quedas estancado, lo cierto es que estarás fuera del mercado mucho antes de lo que piensas. ¿Se te ocurre algún Negocio Innovador que quiera contar con un profesional obsoleto?

Aquellos vendedores que no han entendido el cambio, que no se han adaptado a los nuevos tiempos, se están quedando atrás. Un Negocio Innovador, está formado por personas innovadoras. Las empresas ya no buscan vendedores “de los de antes”; cada vez hay más organizaciones que precisan savia nueva, también en ventas. Desconocer qué herramientas han venido para mejorar nuestro trabajo, es caer en el error de pensar que nada cambia en el trabajo de un vendedor.

Las relaciones humanas seguirán estando en centro, la intuición seguirá siendo importante, sin ningún tipo de duda. Lo que no podemos obviar, es que la tecnología ha venido para quedarse; siendo la mejor alidada de un vendedor competitivo y de cualquier Negocio Innovador.